Wearables, el aliado para revolucionar la industria de la Salud

Alex Ruiz
29 de abril de 2021 6 min de lectura

Se ha inaugurado en Europa una nueva etapa en la comercialización y el uso de tecnología para el cuidado de la salud. La llegada de los primeros dispositivos inteligentes capaces de medir y anticipar posibles infecciones respiratorias, como la COVID-19, marca un antes y un después en la industria. ¿Cómo deben prepararse las empresas tecnológicas para esta nueva etapa?

A comienzos de marzo, Empatica —una compañía italo-estadounidense de monitores digitales y dispositivos para la sanidad— comenzó a comercializar en Europa dos wearables: «Care», una plataforma de monitoreo remoto de la salud; y «Aura», el sistema para detectar y alertar de manera temprana sobre infecciones respiratorias, incluida la COVID-19. 

El uso de wearables, como los que fabrica Empatica y otras tantas compañías, está en franco crecimiento. Tal es así que, según Statista, hoy hay más de 700 millones de personas en todo el mundo que los utilizan. En adición, un estudio realizado por la firma eToro asegura que el 41% de los españoles se sienten muy capacitados para usar este tipo de tecnologías. 

Las empresas desarrolladoras de estos dispositivos, que hace años se utilizan para medir el sueño, la alimentación, el ritmo cardíaco, el ejercicio y otra variedad de datos vinculados con la salud, podrían comenzar a incluir softwares inteligentes para ayudar en la detección temprana del Coronavirus. 

Si bien Empatica fue la primera empresa en obtener los permisos necesarios para comercializar estos dispositivos, se espera que pronto las compañías españolas se sumen a esta nueva ola. El mensaje es claro: las organizaciones ibéricas dedicadas a la telemedicina y la salud digital tienen por delante enormes oportunidades, tal como muestra nuestro e-Book sobre tendencias para 2021. Pero ¿cuál es el marco legal para lograr comercializar estas novedades en Europa?

El Marcado CE: ¿cómo obtenerlo?

Antes de salir al mercado, los productos deben pasar por un proceso de certificación, obteniendo el llamado Marcado de Conformidad Europea (CE). Así, se asegura a los usuarios que el artículo adquirido pasó los controles necesarios (como la seguridad, la salud y la protección medioambiental) y que cumple con los requisitos establecidos por la ley, en términos de producción y comercialización en el ámbito del Área Económica Europea. 

Si bien no es necesario contar con una licencia para colocar el marcado CE, sí es obligatorio cumplir una serie de pasos: 

  • Comprobar si el producto está dentro del ámbito de aplicación de la Directiva.
  • Asegurarse de que se cumplen los requisitos esenciales.
  • Decidir si se van a usar normas armonizadas.
  • Comprobar si es necesaria la intervención de un organismo notificado.
  • Elaborar un manual de instrucciones.
  • Preparar el expediente técnico de construcción.
  • Elaborar una declaración de conformidad.

Hay que considerar que, antes de presentar su producto en Europa, Empatica ya había conseguido en Estados Unidos la aprobación de la FDA (Food and Drug Administration, por sus siglas en inglés), el organismo encargado de la la seguridad y eficacia de medicamentos, productos y dispositivos para la salud. A raíz de esto, la obtención del Marcado CE fue más fácil, ya que muchos de los requisitos técnicos y validaciones necesarias habían sido constatadas previamente. 

Nuevas tecnologías, al servicio de la salud

Dentro del amplio abanico de la eHealth, las soluciones pueden ser agrupadas tanto en aplicaciones y softwares, como en equipamientos y dispositivos. Estos conjuntos de tecnologías pueden servir para la vigilancia de la salud y la prevención, así como también para el tratamiento de enfermedades crónicas

A la hora de analizar las aplicaciones de eHealth, estas reportan en España ingresos por 9 millones de euros cada año, según Statista. El 47% del share es para las apps relacionadas con la nutrición, y le siguen aquellas dedicadas a verificar síntomas y aplicaciones para consultas, ambas con 32%.

Por su parte, los dispositivos wearables son los más populares en el campo de la eHealth. Estos representan una enorme oportunidad en términos de ingresos: de acuerdo con Statista, generan en España ingresos por 51 millones de euros al año.

Si bien la oferta de wearables incluye calzados, pantalones y medias, entre otras prendas, los más utilizados son los relojes. De acuerdo con el eHealth Market Report elaborado por Statista, Samsung y Apple lideran el podio español de smartwatches, con 27.8% y 23% de share, respectivamente. Le siguen Fitbit, con el 19%; Huawei, con el 12%; y Garmin, con el 8,1%. 

Pequeñas compañías, grandes ideas

Más allá del dominio de mercado que ostentan las empresas multinacionales, Europa también es lugar para el surgimiento de nuevas startups dedicadas a la eHealth. En este sentido, se destacan tres proyectos interesantes:

Lifee, un brazalete creado en Suecia y orientado a niños. El dispositivo rastrea la actividad física e incluye aplicaciones que los motivan a ser más activos. Además, cuenta con herramientas para la gestión de grupos, metas colectivas y estadísticas.

Ava: esta compañía suiza provee una pulsera y una aplicación capaz de rastrear el ciclo de ovulación y fertilidad de las mujeres. Gracias a su algoritmo, las usuarias pueden conocer cuáles son los cinco mejores días para intentar tener su bebé.

Dreem: fundada en Francia en 2014, ofrece auriculares portátiles que recopilan datos sobre el sueño (a través del monitoreo de ondas cerebrales, frecuencia cardíaca, frecuencia respiratoria) y sugieren cómo dormir mejor. 

Machine Learning, salud e innovación

Tal como hemos comentado en nuestro blog, el Machine Learning tiene mucho para aportar a la industria farmacéutica ya que puede ayudar a tomar mejores decisiones, además de realizar predicciones. 

En este sentido, detectamos que el uso de algoritmos tendrán fuerte impacto en cuatro grandes áreas: optimización en la producción de nuevos medicamentos; soporte al equipo de marketing y las fuerzas de ventas; mejora de la experiencia de los pacientes, tanto en el diagnóstico temprano como en los tratamientos; y prevención de futuras enfermedades o pandemias

Independientemente de qué tecnologías se utilicen y con qué objetivos, hay algo común: el desafío, una vez más, pasará por llevar al terreno digital aquellas experiencias relevantes propias del campo analógico. Si quieres conocer más sobre nuestro expertise trabajando con grandes clientes en la industria de salud, contacta con Alex Ruiz, nuestro Health Industry Global Head en Multiplica, quien con gusto podrá contarte más sobre las innovaciones que estamos creando.